Profª Drª Mª Regina Fª Brandão

PRESENTADO EN EL CONGRESO INTERNACIONAL DE ACTUALIZACION EN PSICOLOGIA DEL DEPORTE:
“TESTIMONIOS DE UNA PRACTICA”
ORGANIZADO POR APDA Y UBA 18,19 Y 20 DE MARZO DEL 2004
HOTEL LOS DOS CHINOS – BUENOS AIRES – ARGENTINA

La relación entrenador-deportista es crucial para el entrenamiento deportivo, una vez que un deportista necesita no solo de un esfuerzo físico y mental suficientes para resistir a las grandes cargas del entrenamiento necesarias para optimizar la perfomance deportiva y obtener el máximo rendimiento, pero también el entrenamiento es practicado, en general, ante la presencia de una persona que tiene un papel específico en todo este proceso, el entrenador.
Muchos creen que la principal tarea de un entrenador es mejorar las habilidades físicas, técnicas y tácticas de su deportista. Sin embargo, los trabajos científicos han demostrado que el entusiasmo, la pasión, el estímulo, el soporte emocional y la orientación para vencer los desafíos y obstáculos de forma efectiva, combinados con el estilo de comunicación y la compatibilidad psicológica del entrenador con sus deportistas, tienen una correlación significativa con el rendimiento deportivo y hacen con que los deportistas tengan una alta o baja motivación para el rendimiento.
Además, estas conductas de los entrenadores influyen en el desarrollo de la cohesión grupal y ésta, a su vez, determina la percepción de eficiencia colectiva y de la satisfacción de los jugadores.
La asistencia regular a las sesiones prácticas y a las diferentes actividades que las complementan, así como el cumplimiento de todas las tareas que los deportistas deben realizar, dependen fundamentalmente de la motivación. De hecho, la motivación influencia la selección y la adherencia a la actividad, el esfuerzo y la calidad de la perfomance en cualquier situación. Por otro lado, el ausentismo o el cumplimiento parcial de las tareas pueden ser causados por el aburrimiento ante la rutina, una planificación inapropiada de los entrenamientos y problemas de comunicación interpersonal, perjudican el proceso de entrenamiento.
Así, la metodología y planificación apropiadas del entrenamiento deportivo, junto a programas que sean desafiadores pero posibles de ser ejecutados, el respeto por el deportista, la creación de un ambiente positivo y constructivo, y una comunicación efectiva, son algunos de los principios motivadores básicos que los entrenadores deben utilizar para optimizar el rendimiento en los entrenamientos deportivos.