Mag. Claudia Rivas

El golf es un deporte individual que día con día va ganando mas seguidores entre los jóvenes en México y latinoamerica.

El golf es un deporte de precisión cuyo objetivo es introducir una bola en los hoyos que están distribuidos en el campo con el menor número de golpes, utilizando para cada tipo de golpe, uno de entre un conjunto de bastones (comúnmente denominados “Palos”) ligeramente diferentes entre sí, ya que la cabeza del bastón tiene grados distintos al igual que la longitud de las varillas. A menor número de grados, mayor longitud de la varilla y por lo tanto más distancia. Como máximo se pueden llevar 14 palos. Es un deporte desafiante, de larga duración en el tiempo, sin oponente directo, ni contacto físico con él.

El legendario golfista norteamericano Tom Kite menciona que en el mundo de la PGA en donde la calidad de un swing es prácticamente igual, la diferencia es un 70 a 90% mental (psicológico, emocional).

Por otra parte, cada vez es menor la edad en que se inicia la practica de éste deporte lo que nos lleva a desarrollar una mayor eficacia en nuestra intervención psicológica a edades mas tempranas.

Existen numerosas aportaciones de programas de entrenamiento psicológico aplicado al golf, principalmente en Estados Unidos con los aportes del Dr. Robert Rotella, y Orlick (Rotella y Cullen, 2002) y Orlik (McCaffrey y Orlick, 1989).
En España ha habido importantes trabajos en esta área  que han aportado tanto modelos propios (Sagrado y De Diego, 2000; Beirán y Dosil, 2002), como aplicaciones de otras disciplinas deportivas (Gordillo, 2009).
En México existen uy pocos artículos y publicaciones sobre el golf, resalta el artículo que se encuentra en la Revista Internacional de Ciencias Sociales y Humanidades, SOCIOTAM, vol. XXI, núm. 2, 2011, pp. 73-93
de la UAT PSICOLOGÍA APLICADA AL GOLF DE RENDIMIENTO: UNA PROPUESTA DE PLANIFICACIÓN INTEGRAL sobre entrenamiento psicológico en golf, desarrollado por tres autores españoles GORDILLO, Alex; MOLLEJA, Eva; SOLÉ, Joan.

Para estos autores, el golf es un deporte individual que en principio destaca por una elevada complejidad técnica, un gran esfuerzo de adaptación, un enfrentamiento constante a la imperfección, así como una larga duración de la competición (aproximadamente unas cinco horas).
Gordillo, Molleja y Solé resaltan la problemática de la perdida de autocontrol en estos deportistas, aparicion de procesos inadecuados de pensamiento “sobrepensar” o dejar que pensamientos “parásitos los inhunden”, el exacerbado individualismo que puede llevar a una dismimución en la moticvación ya que el golfista y mas el golfista joven pasa mucho tiempo entrenando en soledad.
Uno de los mas populares autores de psicología aplicada al golf, reconocido por su trabajo con un gran número de profesionales de la PGA es el Dr. Robert “Bob” Rotella quien a partir de 3 libros de divulgación resalta la importancia del trabajo psicológico en el Golf, inclusive con los golfistas profesionales.

“Hacer 69 golpes en un día bueno es fácil. Hacer 73 jugando mal es lo realmente difícil, y eso sólo se consigue aplicando al máximo las nociones de estrategia”. Son palabras de Quico Luna, entrenador de los equipos nacionales de la Real Federación Española de Golf,  al mismo tiempo que se requiere un entrenamiento psicológico y un trabajo de seguimiento con los golfitstas de todas las edades para evitar la ¨Montaña Rusa¨ emocional que se vive en un torneo de golf.

Para los niños menores de 10 años es difícil competir adecuadamente en un torneo porque el tiempo involucrado es muy largo, 9 hoyos aproximadamente 2 horas/2 horas y medio, para los mayores 18 hoyos pueden durar hasta 4 horas.

El golfista se enfrenta a una serie de circunstancias difíciles y de toma de decisiones especializadas, debe medir distancias, adaptarse a diversos climas y altitudes) a nivel del mar y en altura la bola vuela y toma una distancia de manera diferente a lo entrenado, necesita “leer” las caídas diferentes en el Green para realizar el putt, evitar las trampas de arena y agua y los retos del rough (la parte no segada, crecida que delimita la zona ideal del fairway calle donde el césped esta bien cortado y el objetivo a alcanzar en los 1os golpes), además de soportar la presión de los espectadores, las exigencias competitivas, la precisión en el golpe de un putt y la fuerza en un tiro largo, el golf es un deporte donde el reto y la demanda psicológica esta en cada momento con demasiado tiempo para pensar entre golpe y golpe.

En vista de lo anterior, se hace indispensable un adecuado acompañamiento psicológico desde la mas temprana edad.

La intervención en el golf necesita centrarse en:

Edad infantil

De 4 a 8 años.

•    Disfrutar de la actividad, llevarla a cabo como un juego para encontrar putts, buenas decisiones y autocontrol a través del seguimiento de rutinas y de elecciones previamente tomadas en compañía de caddies, padres y profesores.

•    Enseñar a los niños a “jugar bien”, buenas decisiones, decisiones entrenadas, serle fiel a su rutina.

•    Superarse a sí mismos por medio del juego y el reto personal.

•    Enseñarlos a centrarse en el proceso y a ser amables con ellos mismos (autodiálogo centrado en ánimo y breves instrucciones)

•    Asesoría a los padres, evitar presiones, comparaciones y temporadas largas de competencias.

•    Comenzar a identificar los pensamientos “amigos” que ayudan a una buena ejecución y los que no son y poder “tirarlos” fuera de la cabeza.

De 8 a 13/14 años.

•    Entrenamiento de las rutinas y fidelidad a ellas bajo estrés.

•    Autoregulación a partir del control respiratorio y ejercicios integrados durante el calentamiento muscular.

•    Entrenamiento del reto y creación de objetivos de ejecución.

•    Centrarse en el proceso, logro de objetivos de ejecución.

•    Jugar para sí mismos.

•    Entrenar autoconfianza, toma de decisiones inteligentes en el campo.

•    Utilizar el día de práctica para la practica, evitar jugar el campo, anotar las decisiones adecuadas de acuerdo a las condiciones del campo, esto además de evitar la improvisación en el torneo ayuda a la practica eficaz de la visualización del campo, del momento y de la circunstancia de cada día de competencia.

•    Autocontrol emocional.

•    Poder “salir” de la Actionbox  (el área donde se ejecuta el tiro) y pasar a la “Thinkingbox”  (donde se prepara y visualiza el tiro), en el caso de identificar un pensamiento que interfiera con la adecuada ejecución.

Etapa juvenil

•    En cooperación con el coach (entrenador) definir los torneos importantes y prioritarios para los objetivos del jugador.

•    En ésta etapa ya se debe tener dominada la rutina y ser efectuada de manera automática, si no es prioritario trabajar en ello.

•    Autoregulación a partir del control respiratorio y ejercicios integrados durante el calentamiento muscular.

•    Autoregulación para el descanso y recuperación psicofisiológica para el día siguiente (2ª y 3ª ronda)

•    Establecer objetivos de Resultado y elcamino en la ejecución para alcanzarlos. Centrar al joven en sus objetivos de ejecución.

•    Centrarse en el proceso, logro de objetivos de ejecución.

•    Jugar para sí mismos.

•    Entrenar autoconfianza, toma de decisiones inteligentes en el campo.

•    Entrenar autoeficacia e independencia en la toma de decisiones.

•    Utilizar el día de práctica para la practica, evitar jugar el campo, anotar las decisiones adecuadas de acuerdo a las condiciones del campo, esto además de evitar la improvisación en el torneo ayuda a la practica eficaz de la visualización del campo, del momento y de la circunstancia de cada día de competencia,

•    Entrenar post rutina “cerrar el golpe”, entrenar al joven golfista a evitar el uso de atribuciones y adjetivos calificativos inmediatamente después del golpe.

•    Entrenar actividades y autodiálogo entre golpes, utilización positiva del tiempo entre un golpe y otro.

•    Conocimiento analítico de sus distancias, su eficacia en cada bastón y el cuidado de los mismos.

•    Mecanizar los pasos de la ejecución y continuar con las técnicas de autocontrol emocional.

•    “Lo más importante es tomarse completamente en serio los días de entrenamiento. Hay que aprender a medir el campo, a medir la distancia del tee al hoyo, de la caída del drive al green, la distancia a los obstáculos peligrosos de cada hoyo…, todo, porque a veces es preferible utilizar un determinado palo para evitar riesgos que otro que nos lleve a situaciones comprometidas”, asegura Quico Luna,

•    Un hecho que menciona Quico Luna y que resulta muy importante en el entrenamiento psicológico de los golfistas es que “Los jugadores más jóvenes apenas perciben el peligro y mucho de ellos son muy agresivos a la hora de jugar. No obstante, es preferible, en pares 5, por ejemplo, no tirar a green si no se está seguro de llegar porque puedes caer en un bunker (trampas). Lo fundamental, en resumen, y lo repetiré mil veces, es medir las distancias, mantener la concentración y desarrollar los golpes de manera segura. Hay que mantener una rutina, casi una liturgia, porque todos tienen que tener claro que los profesionales no lo hacen por capricho”.

•    Establecer una rutina diaria de entrenamiento de la concentración.

•    El autodiálogo durante el golpe se debe centrar en las autoinstrucciones, clara y simples.

Poco estudios se encuentran publicado, resalta una aportación interesante en una muestra argentina, realizada por Florencia Pinto y Natalia Vázquez en las que se concluye a partir de la investigación de la ansiedad estado competitivo y estrategias de afrontamiento en jóvenes golfistas, que se necesita un programa destinado a jugadores que no tengan un buen nivel de hándicap, -y nosotros acotamos que los beneficios de la intervención psicológica sirven a todos los jóvenes golfistas- en donde el psicólogo deportivo evalúe a mayor profundidad los niveles de ansiedad, y pueda trabajar disminuyendo los mismos a partir del fortalecimiento de los niveles de autoconfianza

Conclusión

Una de las tareas más importantes para el psicólogo del deporte es mantener y promover un alto rendimiento en todas las edades sin costo para la salud física y psicológica del deportista, por lo que a la par del aumento en la popularidad de la práctica del golf a temprana edad, se vuelve imperativo otorgar un acompañamiento profesional de calidad al niño y al joven golfista que muchas veces se encuentra inmerso en un contexto de adultos que sueñan con la gloria deportiva de éste, utilizando modelos inadecuados y dolorosos para el desarrollo integral del joven en cuestión, poniendo en riesgo su permanencia saludable dentro del deporte.

El psicólogo del deporte debe estar capacitado para ofrecer un seguimiento de calidad incluyendo el trabajo en el campo donde además de la observación, evaluación y retroalimentación del deportista, se ofrece un moldeamiento adecuado de las conductas necesarias para la participación en torneos y prácticas, así como el entrenamiento de las rutinas y los momentos para la utilización de los recursos psicológicos y las técnicas de afrontamiento requeridas para la edad y el momento competitivo del atleta.

Un párrafo aparte merece el establecimiento de rutinas a cualquier edad y momento de la práctica deportiva, ya que como lo citan Lameiras, J; Almeida, P; Pons, J y Gracia-Mas, A. (2014) las rutinas pueden y deben ser experimentadas, aprendidas y utilizadas durante todo el proceso de desarrollo de la habilidad deportiva… resaltando que las rutinas son beneficiosas con respecto al foco de la atención, a la reducción de la ansiedad, a la eliminación de los estímulos distractores, al aumento de la autoconfianza y en la preparación mental para el rendimiento.

Se necesita mayores y mas profundas investigaciones y modelos de intervención a desarrollar en nuestras poblaciones latinoamericanas, altamente emocionales y con el inmediatismo propio de nuestra época, que dificulta aun mas la paciencia con la que el golf debe ser practicado, entrenado y desarrollado.

Bibliografía

Amstrong, W y Blanchard, K. (2007). Segundas oportunidades. México: GRUPO NELSON.
Andrisani, J. (2003). Pensar como Tigre. Madrid, Tutor.

Beirán, J.M. y Dosil, J. (2002). “Aspectos psicológicos del golf”, en J. Dosil (Ed.), El psicólogo del deporte, Madrid:Síntesis.
Gordillo, A; Molleja, E; Solé, J, Psicología aplicada al golf de rendimiento: una propuesta de planificación integral en Revista Internacional de Ciencias Sociales y Humanidades, SOCIOTAM, vol. XXI, núm. 2, 2011, pp. 73-93 Ciudad Victoria, México: Universidad Autónoma de Tamaulipas.
Lameiras, P; Almeida,P; Pons, J y Garcia-Mas, A. (2014)  Incorporación de una rutina para la optimización del rendimiento deportivo, Revista de Psicología del Deporte, Vol. 23, núm. 2, pp. 337-343.
McCaffrey, N y Orlick, T. (1989). Mental Factors Related to Excellence among Top Professional Golfers, International Journal of Sport Psychology, 20, 256-278.
NideffeR, R.M. (1991). Entrenamiento para el control de la atención y la concentración, en J.M. William (Ed.), Psicología aplicada al deporte, Madrid: Biblioteca Nueva.
Pinto, M.F. y Vázquez, N. (2013). Ansiedad estado competitiva y estrategias de afrontamiento: su relación con el rendimiento en una muestra argentina de jugadores amateurs de golf, Revista de Psicología del Deporte, Vol. 22, núm 1, pp. 47-52
Rotella, B. y Cullen B. (1995). Golf is not a game of perfect. USA: SIMON & SHUSTER.
Rotella, B. Y Cullen B. (2002). El golf es el juego de la confianza. Madrid: Tutor.
Sagrado, C. Y De Diego, S. (2000). Del juego del golf a bola parada, Madrid: Tutor.