Dr. Aurelio Olmedilla Zafra

Introducción

Diferentes estudios epidemiológicos informan de la gran relevancia de la lesión en el ámbito deportivo. En el deporte profesional, además de los perjuicios propios de toda lesión (dolor, alteraciones de la vida cotidiana, familiar, etc.), nos encontramos con algunas consecuencias específicas de la profesionalidad del deportista: itinerario deportivo, titularidad-suplencia, renovación de contratos con clubes y patrocinadores, etc. Estos datos ponen de manifiesto la necesidad de investigaciones que puedan ofrecer respuestas ante cuestiones tales como ¿qué hace que un deportista se lesione?; además de la influencia en el hecho de lesionarse de los factores físicos y/o externos (cargas de entrenamiento, entradas de los otros, equipación deportiva o el terreno de juego), las variables psicológicas (ansiedad, concentración, autoconfianza, etc.) ¿determinan de alguna manera la vulnerabilidad de un deportista a lesionarse?.
En este trabajo se han relacionado determinadas variables psicológicas con la vulnerabilidad del futbolista a lesionarse. Partiendo del Modelo de Estrés y Lesión de Andersen y Williams (1988), se ha relacionado la autoconfianza, la concentración y la ansiedad competitiva con la frecuencia y gravedad de las lesiones del futbolista.

Método – Muestra

La muestra estudiada estuvo formada por 278 futbolistas profesionales y semiprofesionales que competían en equipos de fútbol de la Región de Murcia; estos futbolistas pertenecían a 17 de los 40 equipos en las diferentes competiciones profesionales y semiprofesionales

Instrumentos

Se utilizó el Cuestionario de Características Psicológicas relacionadas con el Rendimiento Deportivo (CPRD) de Buceta, Gimeno y Pérez-Llantada (1994), ya que es uno de los instrumentos que consideramos más adecuado para la evaluación de las variables psicológicas más relevantes implicadas en el rendimiento deportivo.
Respecto a las variables relativas a la lesión deportiva (número, tipo, situación actual), éstas se registraron mediante un cuestionario creado específicamente para ello, el Cuestionario de Factores Psicológicos y Lesiones Deportivas de los Futbolistas, que además permitía recoger información relativa a datos personales y deportivos de los futbolistas.

Procedimiento

Para el desarrollo de la investigación se ha utilizado un diseño de autoinforme. La implementación del estudio se llevó a cabo en tres fases diferenciadas: selección del instrumento de evaluación de las variables psicológicas, selección de la muestra de futbolistas y trabajo de campo definitivo
Realizamos tres tipos de análisis estadísticos empleando, en todos ellos, la prueba de comparación de medias con el objeto de poner a prueba las hipótesis formuladas anteriormente; para la comprobación de la igualdad o no de las varianzas de los grupos se ha aplicado la prueba de Levene.

Resultados

Respecto a los datos descriptivos:
1. Del total de 278 futbolistas estudiados, 195 (un 70.15%) han sufrido alguna lesión en los últimos tres años, mientras que 83 (un 29.85%) no habían tenido ninguna lesión en ese período.
2. El tipo de lesión más frecuente en los futbolistas, si atendemos a la gravedad, es la moderada, que representa un 41.97% del total; las lesiones leves siguen a las anteriores en importancia, representando un 35.36%; las lesiones graves representan un 20.07% del total; y las muy graves, como era de esperar, sólo un 2.60%, aunque por su repercusión personal y deportiva adquieren una gran importancia desde el punto de vista cualitativo. En este sentido, las lesiones graves y muy graves suelen tener consecuencias muy importantes para los deportistas, tanto desde el plano personal como deportivo. Desde el punto de vista deportivo, este tipo de lesiones pueden suponer el fin de su carrera y, por tanto, el abandono de la práctica profesional (en muchas ocasiones, único medio de vida del deportista); o bien, pueden limitar el desarrollo de sus cualidades deportivas potenciales, impidiendo una trayectoria brillante y exitosa; en otras ocasiones, pueden provocar una pérdida del valor económico del deportista en relación al mercado profesional de que se trate, teniendo que negociar (o renegociar) el contrato con su club a la baja.

Respecto a la relación entre variables psicológicas y lesiones:
1. El grupo de futbolistas no lesionados puntúa más alto en el factor concentración en competición, indicando que éstos manejan mejor la atención durante los partidos que el grupo de futbolistas lesionados. Podemos establecer que la concentración es una variable psicológica que discrimina significativamente entre los futbolistas lesionados y los no lesionados; a mayor concentración (manejo eficaz de la atención) durante el partido, menor posibilidad de sufrir lesión (sea leve, moderada, grave o muy grave).
2. La variable influencia de la evaluación del rendimiento muestra una relación significativa con la lesión actual; de esta manera, podemos establecer que aquellos futbolistas que puntúan alto en esta variable sufren menos lesiones (en el momento de la investigación) que los que puntúan bajo. También podemos observar una tendencia a la significación entre esta variable y el grupo de lesiones muy graves; los futbolistas que manejan mejor la presión de la evaluación (propia y de los otros) de su ejecución, sufren menos lesiones muy graves que los que la manejan peor, es decir, son más influenciables por esta evaluación.
3. Existe una tendencia a la significación entre la autoconfianza y la lesión actual, y entre la autoconfianza y el número total de lesiones. Aquellos futbolistas que puntúan alto en esta variable tienden a sufrir más lesiones (estado actual de la lesión y lesiones en general), que aquellos que puntúan bajo; es decir, los futbolistas con un mayor nivel de autoconfianza, tienden a lesionarse con mayor frecuencia que los futbolistas con un menor nivel de autoconfianza.
4. Se observa una tendencia a la significación entre la ansiedad competitiva y la lesión actual. Así, podemos establecer que aquellos futbolistas que puntúan alto en esta variable tienden a sufrir menos lesiones (en el momento de la investigación) que los que puntúan bajo; es decir, los futbolistas con un menor nivel de ansiedad competitiva se lesionan con menos frecuencia, que aquellos que tienen un nivel de ansiedad mayor.

Consideraciones finales

1. La investigación respecto a los factores que determinan la producción de lesiones deportivas, resulta fundamental para poder establecer pautas de actuación dirigidas a la prevención de las mismas.
2. En este sentido, el conocimiento de aquellos factores psicológicos que, en mayor medida, pueden estar afectando al aumento del riesgo del futbolista a lesionarse, es clave.
3. Si la presencia de estrés en los futbolistas parece aumentar considerablemente la probabilidad de sufrir lesión, el control del estrés supone una cuestión, desde el punto de visto preventivo, de primer orden; ya que la presencia de un nivel elevado de estrés (inadecuado manejo de la concentración, mayor nivel de ansiedad, peor manejo de las evaluaciones de la ejecución) facilita la vulnerabilidad del futbolista a la lesión.
4. De esta forma, sería muy importante plantear programas de intervención psicológica que redujera el nivel de estrés, facilitando al futbolista mayores recursos psicológicos, fortaleciendo aquellos aspectos más directamente implicados en el riesgo de lesión.