Sábado 26 de Abril de 2008
El especialista disertó ayer en el Montoya

“Lo psicológico, de tan obvio, a veces pasa a ser descuidado”

:: Afirmó el licenciado Jorge Dugo, experto en psicología del deporte. Habló de “formación humana” junto a la deportiva Posadas.
Ante un aula magna del Instituto Montoya repleta por estudiantes, entrenadores, profesores y dirigentes, el reconocido licenciado Jorge Omar Dugo brindó ayer interesantes conceptos acerca de la psicología como disciplina casi decisiva en el ámbito deportivo.
El especialista, que actualmente trabaja en las divisiones inferiores de San Lorenzo de Almagro, se refirió a varios temas de suma importancia en la materia, como la confianza, las presiones, tensiones y los miedos que deben atravesar los diferentes deportistas, tanto en sus inicios como en el profesionalismo.
Acerca de las sensaciones que suele vivir un atleta en plena competencia, Dugo expresó que “todos los deportistas tienen presiones, internas o externas, pero siempre las tienen; las internas son aquellas referidas a cuestiones personales, como la auto exigencia; y las externas son aquellas que derivan del contexto, como la presión que pueda ejercer la hinchada, el periodismo, etcétera”.
“En este caso, el trabajo de los padres de los chicos constituye una parte importante, porque a veces hay un doble discurso, los padres hablan de fair play en el hogar y después, en la cancha, se cuelgan al alambrado e insultan, les dicen a sus chicos ‘partilo, quebralo, matalo, etc’”, añadió.
El licenciado también se refirió a la unión grupal, y en este sentido destacó que “mientras mejores sean los grupos conformados, mejores serán también los resultados y los rendimientos”.
Otro ítem importante de la charla que captó gran parte de la atención fue el relacionado con la tarea del entrenador de las divisiones menores. “Para ser técnico de las inferiores no alcanza con haber sido un excelente jugador, porque acá estamos hablando de un entrenador como formador de persona, no sólo como formador de jugador”, remarcó.
En cuanto al efecto que puede producir lo psicológico en un deportista, el licenciado en la materia subrayó que “varias lesiones provienen de lo mental, y de la misma manera, desde lo psicológico pueden prevenirse varias lesiones, hay veces que los estados emocionales repercuten en lesiones”.

El miedo no existe

Sabido es que los deportistas nunca, o casi nunca, dicen tener miedo de enfrentar a un rival, aunque así lo sientan interiormente. Sobre este punto, Dugo afirmó que “el miedo es un código que los deportistas manejan de una manera muy particular; es una palabra que no pueden decir. Y en este sentido, muchas veces los jugadores deciden “lesionarse”, sabiendo que sólo de esa manera podrán evitar jugar, o también lo hacen para visitar a parientes, porque muchas veces extrañan a sus seres queridos y tampoco pueden decir ‘quiero visitar a mi familia’”.
Dugo también destacó la relevancia de la comunicación no verbal de un técnico para con sus dirigidos. “Está comprobado que el mayor impacto en la comunicación de un entrenador es la no verbal, el 93 por ciento de lo que se quiere decir se expresa con gestos, muecas y miradas”, reconoció.
El especialista consideró en este sentido, que “lo psicológico parece tan obvio…pero tan obvio, que a veces se descuida al punto de no tener en cuenta”.
Sin embargo, reconoció que “no se puede negar que los resultados mandan, y son lo más importante, pero se tendría que tener en cuenta más el aspecto psicológico”.

Fuente: http://www.territoriodigital.com/nota.aspx?c=1210097548015312