Lic. Pablo Nigro

Introducción

Cuarenta y dos kilómetros, la distancia que debe realizar un atleta maratonista para legar a su meta, mas precisamente 42,195 Km de un esfuerzo supremo, de sacrificios de años, de muchas horas de entrenamiento que se verá plasmadas, en el caso de un corredor de elite en dos horas y medias de competición.
La maratón, la carrera por excelencia, cuyo origen se encuentra en la gesta del soldado griego Filípides, quien en el año 490 AC. murió de fatiga tras haber corrido unos 48 Km. desde la ciudad de Maratón hasta Atenas para anunciar la victoria sobre el ejército persa, en honor a la hazaña de Filípides se creó una competencia con el nombre de maratón, incluida en los juegos de 1896 de Atenas inaugurados por el Barón Pierre de Coubertin.
La preparación que se debe realizar para una prueba como es la maratón requiere una fuerte inversión de todo tipo de recursos, y en diferentes ámbitos. Tradicionalmente se ha puesto el centro de atención en el entrenamiento físico del atleta, ya sea éste de elite o un corredor aficionado. No se tenían en cuenta otros factores que con el tiempo y a través de experiencias extraídas de años de competición demostraron ser determinantes para el logro de la meta. Las cosas van cambiando lentamente y, cada vez más, se va teniendo en cuenta de forma más significativa el entrenamiento psicológico, el entrenamiento biomecánico, la nutrición del atleta, entre otros.
La maratón, sea cual sea el nivel deportivo que tengamos, es una prueba emblemática, símbolo de resistencia, tanto física como mental; toda persona que goce de una buena salud y que se entrene durante unos cuantos meses de manera seria y responsable, en teoría, puede estar capacitado para finalizar un maratón. Sin embargo, la experiencia nos demuestra que muchos lo intentan y no todos lo acaban (aún teniendo recursos físicos suficientes para hacerlo), otros, con más suerte, finalizan pero no repiten.
A través del trabajo realizado con maratonistas de elite y con equipos de corredores amateurs desarrollaré algunos puntos importantes a tener en cuenta en la preparación de una carrera de maratón.
Primeros preparativos de la carrera: Planificación
Uno de los puntos para comenzar la preparación es el armado de nuestro equipo de trabajo, al ser una especialidad de tanta exigencia en donde el cuerpo y la mente debe encontrarse en su mejor forma, contar con un equipo interdisciplinario para abarcar todos los aspectos de la preparación, ya sea un entrenador físico, un psicólogo deportivo, un médico deportólogo y un nutricionista es fundamental, el trabajo en equipo de dichos profesionales logrará abarcar todos los ámbitos y así transitar de una manera segura el camino hacia la meta. A partir de ahí debemos organizar la temporada fijando los objetivos que se quieren alcanzar.
Para la diagramación de la temporada es imprescindible tener en cuenta: La maratón elegida, el lugar en donde se realiza la carrera, la época del año y el tiempo de preparación física-mental que se va a necesitar para lograr el estado óptimo.
Cuando establecemos los objetivos, debemos asegurarnos de que éstos son los que realmente queremos o los que nosotros y nuestro equipo establecimos juntos. Es importante que estos objetivos estén fijados por escrito, de esta manera adquirirá un compromiso personal que nos ayudará a alcanzar lo buscado. Los objetivos han de suponer un reto alcanzable, mensurable, manejable y realista. Los objetivos irreales, inalcanzables generarán frustración y potencialmente fracaso. Los objetivos deben ser lo suficientemente flexibles como para permitir su revisión e introducir cambios si es necesario. Si las fechas límites son demasiado rígidas, no cabe margen para las circunstancias que impiden la consecución de un objetivo, tales como lesiones o tiempo atmosférico.
Es conveniente fijar estos objetivos en forma gradual durante la preparación para que de esta manera con el correr de la misma se vayan superando uno tras otro, a partir de esto lograremos mantener al atleta motivado en busca de alcanzar la meta final.
Registro conductual: Control de avances
Para comenzar con el trabajo es importante llevar con cada uno de los profesionales un registro de cada una de las actividades realizadas, para que de esta manera se pueda observar los progreso o pasos en falso. El registro diario nos hará llevar un control de la calidad e intensidad del entrenamiento.
El registro de conducta deportiva nos proporciona información que posibilita, por un lado, la percepción de la mejora del rendimiento (con el previsible y esperable aumento de la motivación) y por otro la detección de posibles errores u omisiones en el entrenamiento que haga factible su corrección. A su vez con el correr de la preparación y acercándose la fecha de la carrera se podrán evaluar distintos aspectos concernientes al estado del atleta.
Concentración: El punto de equilibrio
Al ser una especialidad deportiva en donde el atleta transcurre en competencia durante mas de dos horas y media si detenerse, es importante el nivel de concentración que presente. Pero ¿a que nos referimos cuando hablamos de concentración o atención selectiva?. Esta implica la capacidad de prestar atención a lo que está ocurriendo, saber hasta qué punto se puede mantener y durante cuánto tiempo. Cuanto mayor es nuestra capacidad de prestar atención a lo que queremos, mejores son también la capacidad de reacción y el rendimiento. Podemos diferenciar dos tipos de atención selectiva, atención interna (asociación) y atención externa (disociación), en la primera se focalizar en todo lo que tiene que ver con nuestro cuerpo, la respiración en carrera, las señales corporales, algún tipo de molestia muscular. En el caso de la atención externa se centra en el público, el paisaje, el clima. La concentración supone una técnica que puede aprenderse y debe practicarse con regularidad para mantener un elevado nivel de eficiencia.
Algunos deportes necesitan, en mayor medida, que el atleta sea capaz de mantener un grado de concentración interna mayor que la externa, como así también hay otros deportistas que necesitan lo contrario. En el corredor de maratón es necesaria la capacidad de desarrollar y entrenar tanto la concentración externa como la interna. En una carrera tan larga y dificultosa son muchos los factores que pueden entorpecer la marcha, y hay que estar preparados para superarlos a todos, desde una molestia muscular hasta estados climático desfavorables.
Vale aclarar que por consecuencia de procesos atencionales defectuosos se pueden ocasionar consecuencias perjudiciales para corredor, produciéndose aumento de errores en la competencia, fatiga y tensión muscular, ruptura del ritmo y coordinación, e incapacilitandolo a la atención relevante.
Visualización: una herramienta con grandes resultados
En los trabajos previos a la competencia, en el área psicológica, la técnica de visualización ha dado grandes resultados. Dicha técnica programa la mente para una tarea específica, en este caso el desarrollo total de una carrera de maratón, requiriendo de una práctica sistemática para ser efectiva.
A través de esta herramienta el atleta logra preparar la carrera que va a realizar, con todos los detalles posibles, de esta manera se lograra mayor seguridad, bajar los niveles de tensión y ansiedad, y aumentar la motivación. En las visualizaciones se intenta “fijar” imágenes positivas anticipatorias que no garantizan el éxito deportivo pero sí el bienestar psicológico de los deportistas.
Ansiedad y Stress pre-competitivos
A partir de que se acerca la fecha de competición es común que aparezcan estados de ansiedad y stress pre-competitivos, dichas manifestaciones podrán o no obstaculizar el futuro rendimiento.. Supongamos que un atleta, perfectamente preparado y entrenado físicamente, dos días antes de la competición tiene problemas para conciliar el sueño y duerme pocas horas, especialmente el día previo (este fenómeno comienza en muchas personas la semana anterior), está claro que el rendimiento el día de la prueba se resentirá con toda probabilidad. Sin duda es la ansiedad excesiva, en el atleta maratoniano, un gran enemigo a batir. Es necesario que nuestros niveles de ansiedad se mantengan dentro de unos márgenes tolerables.
La preocupación, la inseguridad, el temor, los síntomas respiratorios como ahogos, respiración rápida, opresión torácica, o síntomas gastrointestinales como nauseas, diarrea, etc, son algunas de la manifestaciones de ansiedad que pueden presentarse antes de la competición y en las que hay que estar atentos. Existe la experiencia de atletas con una excelente preparación y horas antes del inicio de la competencia presentan paralizaciones motores en las extremidades inferiores debido al fuerte stress que están padeciendo.
Cada persona tiene un perfil de manifestaciones de ansiedad distinto y en función del grado y severidad del mismo, existen distintas estrategias psicológicas para manejarla, todas ellas posibilitan al sujeto, una vez entrenado por el psicólogo, afrontar de manera exitosa la ansiedad “excesiva” de la pre-competición.
Las técnicas psicológicas de manejo de ansiedad se centran en cada uno de los sistemas de respuesta (cognitivo, motor y fisiológico), existiendo en la actualidad un buen número de ellas. La reestructuración cognitiva (detección y sustitución de pensamientos irracionales y/o distorsionados) y la relajación son dos de ellas. Todas tienen como denominador común el que es necesario tomarlas como parte del entrenamiento y practicarlas de forma regular.

Conclusiones.

Como conclusión final, es importante mencionar que es imprescindible una preparación adecuada y tomar este tipo de competición de manera seria y responsable. Considero a la maratón una especialidad de alto riesgo tanto físico como mental, un reto apasionante que se puede superar siempre y cuando una se concientice que nos es jugar un partido de fútbol con los amigos una vez por semana, ni del partido de tenis del club del sábado. Un maratonista de elite, que se prepara durante todo su vida para este tipo de competencia, solo corre una pocas carreras por año, y necesita una recuperación de varias semanas luego de realizar una. Cada uno de aquellos corredores con quien he trabajado menciona al finalizar la competencia lo beneficioso que le resultó el trabajo psicológico realizados durante la preparación, principalmente cuando traspasan la barrera de los 30 Km en donde el cuerpo comienza a agotarse y la fortaleza mental se dispone a realizar su trabajo.
Son 42 Km, mas precisamente 42,195 Km., una carrera de varios meses