Lic. Marta Domínguez González, MsC. Marisol Suárez Rodríguez & Lic. Carmen Casariego Tosar
Especialistas en Psicología Deportiva
Institución: Centro Provincial de Medicina del Deporte Ciudad de la Habana
Organismo: Dirección Provincial de Deportes
La Habana (Cuba)

RESUMEN

Las ciencias sociales reconocen que la comunicación interpersonal es una dimensión a través de la cual nos reafirmamos como seres humanos. Una comunicación adecuada contribuye a la calidad de vida de todos aquellos que en ella se impliquen. Este es un proceso que tiene un alto nivel de expresión e incidencia en la actividad deportiva. Su opuesto, la incomunicación, se ha considerado como una epidemia social.
Abordar esta problemática y reflexionar sobre su influencia en nuestro entorno deportivo, así como ofrecer algunas pautas para desarrollar una comunicación mas adecuada es nuestra intención.
Exponemos además resultados de investigaciones realizadas por este equipo de trabajo como punto de partida para este material.
Palabras claves: comunicación, actividad deportiva.

La comunicación es entendida por la mayoría de los estudiosos de esta temática como un proceso entre dos o mas personas que se influyen mutuamente trasmitiéndose mensajes que tienen un significado similar para ambas partes.
En este proceso se produce la cooperación mental entre los participantes, que no puede verse como una transmisión unilateral de un mensaje del emisor al receptor, pues entonces estaríamos hablando de información y no de comunicación.
La comunicación debe cumplir funciones informativas, regulativas y afectivas. Según Julio Cesar González una comunicación adecuada “…favorece el buen desenvolvimiento de los grupos, el logro de sus propósitos y el crecimiento espiritual de sus integrantes” (citado por Cárdenas, 2005).
Todo comunica hasta el silencio, se habla de una comunicación verbal en la que la palabra es el principal medio y no verbal en la que están los movimientos corporales, características físicas, expresiones faciales, comunicación visual, comunicación táctil, paralenguaje, espacio.
En la actividad deportiva la conducción de este proceso es de extrema importancia para el desarrollo integral del atleta, ya que el atleta precisa de recibir información, afecto, formar valores, adquirir habilidades y regular su conducta en respuesta a un objetivo.
El entrenador deportivo es esencialmente un comunicador pues enseña, estimula, corrige, prepara al deportista para competir y al mismo tiempo obtiene datos de como transcurre el proceso mediante la retroalimentación, por eso la relación de influencia entre entrenador y deportista es mutua.
El entrenador puede constituir un comunicador de estímulos positivos, de metas de ilusiones, de capacidad de progresar o un comunicador de frustración, conflictos o de objetivos no realistas.

COMUNICACIÓN FAVORECEDORA DEL ÉXITO

A partir de investigaciones realizadas (Domínguez y col, 1997, 2004), se ha constatado que existe una relación de influencia directa entre el proceso de comunicación y el rendimiento deportivo y que un proceso de comunicación inadecuado conlleva a manifestaciones psicológicas negativas en los atletas, los mismo necesitan de recursos y habilidades para afrontar situaciones emocionales que solo una adecuada conducción de este proceso puede facilitar.
¿Qué tipo de comunicación demanda la actividad deportiva?
Los modelos tradicionales de comunicación hablan de un emisor (sujeto), un mensaje y un receptor (objeto), en este paradigma la comunicación tiene como objetivo que el receptor aprenda y haga, es el emisor el que sabe, piensa, decide y el mensaje es elaborado por el, el receptor recibe pasivamente. Esta comunicación se caracteriza por ser dominadora, vertical, unidireccional, concentrada en la minoría y tendiente a producir monólogos.
Por supuesto esta comunicación no favorece el desarrollo de la actividad deportiva; es el modelo en el que tanto el emisor como el receptor son considerados sujetos y el mensaje es construido por ambos en una comunicación de dialogo el que realmente conduce al éxito, pues es necesario que el atleta aprenda, haga pero para eso debe pensar.
El proceso de comunicación que favorece el desempeño del atleta en la actividad deportiva debe estar caracterizado por:
• Elaboración participativa del mensaje, en la que el atleta juega un papel importante.
• Emisión de un mensaje con una intencionalidad manifiesta, congruente.
• Emisión de un mensaje claro, sencillo, conciso, preciso y orientado.
• Comunicación bidireccional, que permita la doble vía, información y retroalimentación.
• Comunicación problematizadora, que genere reflexión, con preguntas abiertas.
• Utilización de habilidades comunicativas tales como: uso del nombre del atleta, empleo de elogios adecuados, reforzamiento positivo, órdenes afirmativas.
• En el mensaje se debe enfocar una sola cosa cada vez.
• Congruencia entre el mensaje verbal y no verbal.
• Utilización de la demostración como medio de enseñanza y comunicación.
• Adecuado contacto visual, postura correcta, como apoyo al mensaje.
• Mantener una actitud de escucha hacia el atleta.
• Comunicación asertiva y no agresiva.
• Mostrar interés por el esfuerzo y la dedicación del atleta.
• Utilización del método “sándwich” en la corrección de errores.
• Conservar los límites y espacios.
• Sonreír a menudo.
• Ser receptivo.
• Aceptar al otro tal y como es, ser empático.
• No interrumpir el discurso del otro.
• Comunicar el que, por que o para que y el como.
• Evitar las generalizaciones, el saco del “todo”
En estudios realizados (Domínguez y col., 2004) se plantea que la no óptima utilización de habilidades comunicativas por los entrenadores trajo como consecuencia en los atletas:
• Desorientación de la conducta.
• Disminución de la confianza en el entrenador.
• Disminución de los sentimientos de seguridad.
• Alteraciones de la concentración de la atención.
• Inhibición del comportamiento.
• Excitación desmedida del comportamiento.
• Inadecuación de su autovaloración.
• Sentimientos de frustación.
• Estado emocional negativo.
Estos son efectos que pueden influir en la actitud competitiva y sobre todo en la conducta ante la vida del atleta.

CONCLUSIÓN

El proceso de comunicación esta implicado en la actividad deportiva con carácter permanente, en su adecuada conducción encontramos una de las claves del éxito.
Este no solo es atribuible a la figura del entrenador u otros agentes que tienen un vínculo más directo con la actividad deportiva, merece un acápite especial que en otro momento hablemos de la familia y la comunicación.
No se trata solo de un atleta, estamos en presencia de un ser humano y la comunicación influye en su salud mental, indicador determinante para su desempeño.

BIBLIOGRAFÍA

Cárdenas O. y col. (2005). Promoción de salud. Comunicación dialógica. Conferencia. 2do. Simposio Nacional Medicina Del Deporte. Cuba.
Crespo. M, y Balaguer, I. (1994). Las relaciones entre el deportista y el entrenador. Ed Albastro. Valencia
Domínguez M. y col., (2004). Peculiaridades del proceso de comunicación en la actividad deportiva de Alto Rendimiento. 1er. Simposio Nacional Medicina Del Deporte. Cuba.
Gonzáles S.(1994). The challenge of communication. USPTA. Education manual, 5, 41-48.
Hardy. L. (1990) Coach performer communication. ETA Coaches Symposium. Norwich
Diego S de, Sagredo C (1992) jugar con Ventaja. Alianza Editorial, Madrid, 295 p.
Diego S de, Sagredo C (1992) Situación actual de la Psicología del deporte en España. Revista de Psicología del deporte 1, 63-69
Sosa C. (2005) Herramientas para el entrenamiento psicológico deportivo. B. A. Argentina, 125p
Chopra D. (2000) El entrenamiento psicológico deportivo. Editorial Vecchi, Barcelona
Manual para entrenadores avanzados. (1999) Federación Internacional de Tenis. 107-130 p.
Orlic, T.(2003) Entrenamiento Mental. Editorial Paiditrobo, Barcelona
Samulski. D. (2002) Manual de entrenamiento psicológico para deporte. Feevaale. Centro Universitario. Brasil.