Debido al interés creciente que está teniendo la psicología dentro del ámbito deportivo, no es de extrañar que cada vez más profesionales se acerquen a este campo con la intención de trabajar en esta área. Este crecimiento genera que personas con mayor o menor calificación e idoneidad ocupen funciones para las cuales posiblemente no estén debidamente preparados o incluso autorizados legalmente.

Para los entrenadores, dirigentes o padres interesados en contar con un profesional adecuado la elección puede ser confusa. Encontrar un psicólogo del deporte que se adecue a sus necesidades no es diferente a cualquier búsqueda laboral que se pueda realizar. Aunque determinar si la persona está debidamente capacitada para la tarea puede ser una tarea difícil recuerde que usted tiene derecho a informarse para realizar una elección satisfactoria. A continuación le sugerimos algunas pautas para su decisión:

  1. Asegúrese que esté recibido de psicólogo. Si la persona ofrece sus servicios como de “psicología del deporte” tiene que tener título de psicólogo/a (“Licenciado en Psicología” es el más común en Argentina). Si la persona tiene otro título (psiquiatra, psicólogo social, counselor, coach, etc.) no está legalmente habilitado para ejercer como psicólogo/a. No tema en pedir documentación (títulos, certificaciones o matrículas habilitantes) que avale las credenciales.
  2. Verifique que haya completado formación específica dentro de la Psicología del deporte. La psicología actualmente ha llegado a un nivel de especialización tal que se hace difícil confiar en los “generalistas”. No es lo mismo un psicólogo clínico, laboral, educacional, etc. Hay cursos, incluso de Posgrado, disponibles para los profesionales. Sobre los cursos pregunte quien los dicta, dentro de qué institución (cuál es la trayectoria de esa institución), qué profesionales están a cargo, qué trayectoria tienen, etc.
  3. Identifique el tipo de servicio que quiere recibir. Piense qué cualidades tiene que tener ese profesional, qué espera de él. También hable con entrenadores y deportistas para conocer qué cualidades tienen los buenos profesionales, en qué le sirvieron, qué tipo de servicios pueden proveer. En definitiva, hay que tener en claro qué es lo que necesita (para qué lo quiere), cuándo lo necesita (cuánto tiempo de trabajo, frecuencia semanal, plazos, etc.), honorarios, y que se adecue apropiadamente a la institución/ organización donde va a actuar.
  4. Aclare qué tipo de servicios puede ofrecer esa persona. Si la persona ofrece sus servicios con otro nombre que no incluya “psicología” (como podría ser “entrenador mental”) es probable que no sea psicólogo. Es posible que igual le pueda ser útil para sus necesidades pero es importante que usted esté al tanto de esto por las consecuencias legales que puede tener.
  5. Finalmente, averiguar sobre su experiencia y confíe en su impresión general para evaluar si esa persona puede acoplarse bien a su proyecto.Ver: Por qué trabajar con un Psicólogo del Deporte?

¿Dónde buscar?

Una de las mejores formas de elegir un psicólogo del deporte adecuado es a través de una recomendación. Otra forma es contactar alguna organización local o nacional, como APDA (Asociación de Psicología del Deporte Argentina) que brinda cursos de formación desde 1992, donde lo pueden orientar para satisfacer su búsqueda de un profesional idóneo. Atención: es posible en su zona todavía no haya profesionales especializados ya que es una disciplina relativamente nueva, si no encuentra ninguno intente averiguar en universidades, Colegio de psicólogos de la provincia u otras asociaciones de profesionales.

Desde 2005 APDA propone dos años para la formación en esta especialidad. El primer año es Introducción a la Psicología del Deporte y Especialización en Psicología Deportiva. Consultar los profesionales que han completado ambos años de formación:

Egresados
Egresados
Egresados
Egresados
Egresados
Egresados