Lic. Gabriela Jeifetz

Cuando los chicos comienzan con la práctica deportiva, empiezan a relacionarse con sus pares, a socializarse. Es importante que esa elección sea personal.
Es importante que los padres incentiven la práctica deportiva de sus hijos ya que, entre muchas otras cosas, el deporte es sinónimo de salud.

La practica de deportes ayuda a los niños en su desarrollo social y en su desarrollo físico. Según estudios realizados los motivos mas frecuentes de participación de los niños en los deportes son: “Jugar con otros chicos”, “divertirse” y, “superarse”.
Por tanto, el apoyo de los padres es fundamental, pero cabe aclarar que la elección debe ser de los chicos. Entre todas las disciplinas que se le ofrecen, el niño elige una y excluye el resto y estas elecciones dependen de diferencias cualitativas. Es importante que esto no se pierda de vista. Es frecuente que los padres insistan sobre el deporte que debe practicar el niño. Dejando, de esta forma, a un lado aspectos fundamentales como por ejemplo: si al niño le agrada ese deporte, si tiene condiciones físicas para practicarlo, si el deporte es grupal o individual, y cual prefiere él.
Cuando estas cuestiones no están presentes es dable que el niño no rinda en ese deporte, pero hay una cuestión mas importante aún, los niños comienzan a poner excusas para no ir a la practica, porque les duele la panza, porque están cansado, o porque no tiene las zapatillas que les gustarían. En ocasiones las razones invocadas para justificar el abandono residen en el carácter demasiado importante que tienen en ellos la competencia, la existencia de relaciones conflictivas o inamistosas con el entrenador y el sentimiento de no progresar.
De esta manera los niños suelen expresar su disconformidad con la elección del deporte, que en la mayoría de los casos no fue hecha por ellos. Esta situación puede llevarlos a perder el entusiasmo y mostrar desinterés con el deporte.
Hay que diferenciar momentos en la vida de un niño. En esta nota es mi intención comentar acerca de los primeros pasos, la iniciación deportiva.
El concepto de iniciación lleva a pensar en el comienzo. Por tanto iniciar al niño en el deporte es incentivarlo para que comience con la actividad deportiva, para que se inicie en el mundo de reglas dadas por los otros.
En esta etapa se intenta que el niño adquiera las habilidades físicas y psíquicas básicas para la competencia. Por esto es importante que el niño descubra todo el potencial de movimiento que hay en él mediante la realización de tareas acordes con su grado de evolución individual.
Lo más importante en esta edad es adaptar el deporte a los niños y no los niños al deporte. La enseñanza apunta educar