Lic. Darío C. Mendelsohn

Resumen

Los Psicólogos del Deporte, que trabajamos en el fútbol profesional de la República Argentina, investigamos en nuestra disciplina para proveer instrumentos que nos permitan avanzar en la obtención de información, al mismo tiempo que naturalizarnuestra función dentro de un cuerpo técnico.
En el año 2005, en la República Argentina, todavía hay actores del fútbol, que siguen discutiendo, la utilidad o no del trabajo psicológico en el deporte. Paradójicamente, casi nadie niega que los factores psicológicos tienen una incidencia muy importante a la hora de entrenar, sostener la práctica, y competir, en la mayoría de los futbolistas. Alejandro Dolina en su libro Crónicas del Ángel Gris, nos ayuda y esclarece en cuanto a la dinámica grupal que se pone de manifiesto en un grupo de personas que juegan al fútbol.
El trabajo “Sea técnico por 10 minutos“ puede ser tomado cómo un modelo para continuar desarrollando dicho camino.

Es posible, que uno de los desafíos más importantes que tenemos los Psicólogos del Deporte que trabajamos en fútbol, es investigar y aplicar trabajos de campo, que al mismo tiempo que nos brinden información grupal e individual, contribuyan a naturalizar la función del Psicólogo cómo un integrante más del cuerpo técnico. En el año 2005, en la República Argentina, todavía hay actores del fútbol, que siguen discutiendo, la utilidad o no del trabajo psicológico en el deporte. Paradójicamente, casi nadie niega que los factores psicológicos tienen una incidencia muy importante a la hora de entrenar, sostener la práctica, y competir, en la mayoría de los futbolistas. Asimismo, se sostiene, que los únicos que pueden ocuparse de los aspectos psicológicos de los jugadores de fútbol, son aquellos que fueron jugadores de fútbol, porque entenderán y sabrán contener, y guiar a sus dirigidos.
Por experiencia de trabajo, estoy convencido, que aquellos que tuvieron la posibilidad de atravesar, las diferentes vivencias que brinda el compartir un vestuario cotidianamente con jugadores de fútbol profesional, disfrutarán de un “plus”o conjunto de experiencias, que no podrán adquirir en ningún libro, y que les proporcionará mayor cantidad de instrumentos necesarios para conducir un grupo deportivo de alta competencia. Pero creo también que con ello solo no alcanza, ya que hoy se torna necesario que el conductor de un grupo deportivo esté lo más capacitado posible, y rodeado de colaboradores, cuyo primer mérito no sea la corriente afectiva, sino la capacidad profesional inherente a su actividad.
La idea básica general, es contribuir al crecimiento grupal e individual del plantel que se tiene entre manos. Es grupal e individual, en ese orden, ya que si bien es cierto que trabajamos con personas, lo más importante es la cohesión grupal, que a su vez generará el marco necesario para que las personas que lo integren se sientan contenidos en él. En dicho contexto, el día 24 de febrero de 2005 se llevó a cabo una experiencia de trabajo de campo desde la Psicología del Deporte, denominado:
“SEA TÉCNICO POR 10 MINUTOS“
Características:
Ejercicio evaluativo de dinámica grupal, en el campo de juego.
Objetivos:
-Observar la dinámica grupal a partir de una consigna semi pautada.
-comprobar las identificaciones positivas y negativas con el cuerpo técnico.
– Ratificar liderazgos, sub-grupos, alianzas, y excluidos.
– Verificar la interrelación intra e inter-grupalmente.
– Incrementar la comunicación informal.
– Acrecentar la unión grupal, a partir de elegir cómo capitanes de cada equipo a tres integrantes del sub-grupo dominante del plantel.
Actividad:
A partir de la elección de 3 capitanes por parte del cuerpo técnico, cada capitán alternadamente va eligiendo un compañero, hasta tener 3 grupos con la misma cantidad de integrantes. Cada grupo deberá elegir un DT, un ayudante de campo, y un Preparador físico; deberá armar su equipo, con su estrategia correspondiente, y ponerle un nombre al mismo.
Los partidos serán a 10 minutos, y el equipo que queda afuera hace las veces de observador, para que luego de finalizada la tarea haga la crítica correspondiente a los dos equipos, que jugaron en primera instancia. En el segundo partido sale uno de los que jugaron en primera instancia y también hace de observador. Lo mismo para el tercer partido.
Al finalizar la actividad deportiva, cada cuerpo técnico en forma alternada hará la crítica de los otros y su propia autocrítica.
Duración total: 50 minutos

El jueves 24 de febrero de 2005 se reunió al plantel profesional de fútbol del Club A. Talleres (Remedios de Escalada) antes de comenzar la actividad, y el Entrenador: Sr. Fabián Mainardi, comentó que ese día se iba a llevar adelante un ejercicio propuesto por el autor de éste informe, denominado “ Sea Técnico por 10 minutos”.
Se eligió desde el cuerpo técnico a 3 capitanes integrantes del mismo sub-grupo, cómo una estrategia para buscar afinidades grupales nuevas o acentuar otras, ya existentes.
Se le solicitó a cada capitán que al comenzar eligiera a alguno de los 3 arqueros del plantel, y que prosiguiera eligiendo libremente a un compañero en forma alternada cada uno.
Esta consigna tiene cómo fundamento el libro de Alejandro Dolina: “Crónicas del Angel Gris”, que dentro del capítulo: Apuntes del fútbol en Flores, dicta sus “Instrucciones para elegir en un picado”…
“…Cuando un grupo de amigos no enrolados en ningún equipo se reúnen para jugar, tiene lugar una emocionante ceremonia destinada a establecer quiénes integrarán los dos bandos. Generalmente dos jugadores se enfrentan en un sorteo o pisada y luego cada uno de ellos elige alternadamente a sus futuros compañeros. Se supone que los más diestros serán elegidos en los primeros turnos, quedando para el final los troncos. Pocos han reparado en el contenido dramático de estos lances. El hombre que está esperando ser elegido vive una situación que rara vez se da en la vida. Sabrá de un modo brutal y exacto en que medida lo aceptan o lo rechazan. Sin eufemismos, conocerá su verdadera posición en el grupo. A lo largo de los años, muchos futbolistas advertirán su decadencia, conforme su elección sea cada vez más demorada.”
Desde el comienzo de la actividad se notó la muy buena predisposición del plantel para llevar adelante el mencionado ejercicio, percibiéndose en todo momento un clima positivo y alegre, que comenzó con la elección de los nombres:
Equipo N° 1 “Juventud de Escalada”
Equipo N° 2 “ La Banda de Oscar”
Equipo N° 3 “ El pancho con mostaza”
Prosiguió con la entrada en calor propuesta por los preparadores físicos de turno donde predominaron juegos de contacto con y sin pelota.

Uno de los equipos preparándose para la competencia

A la hora de jugar, cada equipo se lo tomó con la seriedad esperable en un grupo de profesionales, y al concluir cada “ Cuerpo Técnico” realizó su propia autocrítica y la crítica de los otros dos equipos escuchándose frases tales cómo:
• Lo mejor de Juventud de Escalada fue el jugador A porque corre y juega.
• Lo peor, el jugador B, intermitente, no corre.
• Lo mejor de El pancho con mostaza: El jugador C, que pide y maneja la pelota.
• Lo peor, el jugador D, que no tocó la pelota.
• El jugador E de Juventud de Escalada fue amonestado, se preocupa más por protestar que por jugar.
• La banda de Oscar, intenta jugar, pero falta ingenio.
• Premio chenemigo al jugador F, que no se enteró del partido de hoy.
• El jugador G, está perdido en la cancha.
• Pancho con mostaza es un equipo contra golpeador.
• Hay poco diálogo en los equipos.
• El referí muy malo, puntaje: 1

Otro de los equipos haciendo la entrada en calor. En el fondo de la imagen se ve a otro equipo deliberando antes de comenzar la actividad

Estas son sólo algunas de los apuntes escritos por los mismos jugadores que hacían de observadores, y que permitieron en un clima distendido, obtener información grupal que nos resultó muy útil a los integrantes del cuerpo técnico, para trazar estrategias tendientes a incrementar la cohesión grupal.
Para finalizar retomo las “Instrucciones para elegir en un picado”, donde Alejandro Dolina a través de su criatura de ficción Manuel Mandeb, dice:
“… Manuel Mandeb, que casi siempre oficiaba de elector, observó que sus decisiones no siempre recaían sobre los más hábiles. En un principio, se creyó poseedor de vaya a saber que sutilezas de orden técnico, que le hacían preferir compañeros que reunían ciertas cualidades.
Pero un día comprendió que lo que en verdad deseaba, era jugar con sus amigos más queridos. Por eso elegía a los que estaban más cerca de su corazón, aunque no fueran tan capaces.
El criterio de Mandeb parece apenas sentimental, pero es también estratégico. Uno juega mejor con sus amigos. Ellos serán generosos, lo ayudarán, lo comprenderán, lo alentarán y lo perdonarán.
Un equipo de hombres que se respetan y se quieren es invencible…”

Bibliografía

• Dolina, Alejandro “Crónicas del Angel Gris”, Ediciones de la Urraca, Buenos Aires, 1988.